INTRODUCCION A LOS BRIOFITOS

Los briófitos pertenecen al llamado grupo de “vegetales inferiores”, así denominados no por su menor interés científico y valor ecológico, sino por ser organismos de constitución más sencilla que las plantas vasculares y de apariencia más primitiva.

El término “briófito” es un cajón de sastre que engloba en realidad a organismos bien diferentes. Popularmente se conocen simplemente como “musgo”, mezclando seres como los verdaderos musgos, las hepáticas, los líquenes e incluso pteridófitos y algas. El concepto de briófito se establece únicamente en base a un rasgo bien concreto: la predominancia, dentro del ciclo biológico de los vegetales, de la fase de gametófito sobre la del esporófito (cuadro 1), reuniendo grupos con relaciones de parentesco no muy próximas e historias evolutivas bastante dispares.

Tradicionalmente se ha dividido a los briófitos en tres grupos: antocerotas, hepáticas y musgos. En la actualidad, apoyada por estudios moleculares modernos, esta visión sigue vigente y establece la existencia de tres divisiones o phyla del reino Plantae: Anthocerotophyta (antocerotas). Marchantiophyta (hepáticas) y Bryophyta (musgos). A su vez, Marchantiophyta y Bryophyta se subdividen en grupos subordinados con rango de clase que acogen seres también marcadamente distintos entre sí. El cuadro 2 recoge las principales diferencias entre estos grupos taxonómicos.

Puesto que las estructuras y órganos de los briófitos no son equivalentes a las de las plantas vasculares, se han definido varios términos adecuados. En particular, el caulidio designa a los ejes que recuerdan a tallos, los filidios se refieren a las estructuras similares a hojas, y finalmente, los rizoides designan a los órganos de sujeción similares a raíces.

Basado en Söderström & Gunnarson (2003) y modificado

 

 

 

 

CARACTERISTICA

Antocerotas

Hepáticas

Musgos

 

 

 

Sphagnopsida (esfagnos)

Andreaeopsida

Polytrichopsida, Tetraphidopsida y Bryopsida

hábito

taloide

taloide o folioso

folioso

folioso

folioso

rizoides

unicelulares y no ramificados

unicelulares y no ramificados

multicelulares y ramificados

multicelulares y ramificados

multicelulares y ramificados

disposición de los filidios

-

normalmente en dos filas opuestas, a veces con una fila más de anfigastrios

en fascículos

espiral

normalmente espiral

lobulación de los filidios

-

a menudo bilobulados, a veces polilobulados

sin lóbulos

sin lóbulos

sin lóbulos

nervio en los filidios

-

ausente

ausente

ausente o presente

ausente o presente

capas celulares de los filidios

-

normalmente uniestratificados

uniestratificados

normalmente uniestratificados

a veces multiestratificados

células de los filidios

-

normalmente isodiamétricas. A menudo con trígonos y oleocuerpos

alternancia de clorocistos e hialocistos

± isodiamétricas

isodiamétricas o alargadas. Sin trígonos. Oleocuerpos normalmente ausentes

protonema

no hay verdadero protonema

muy reducido, de 2 ó 3 células, nunca produciendo yemas

taloide o filamentoso

taloide y ramificado

filamentoso, ramificado y produciendo yemas. A veces persistente

esporófitos

cilíndrico, persistente, de crecimiento continuo y fotosintético

efímero y no fotosintético

de corta duración y no fotosintético

persistente y no fotosintético

persistente y fotosintético

seta

ausente

crece después de que el tejido esporangial del interior de la cápsula haya madurado

ausente (con pseudopodio, en realidad pertenece al gametófito)

ausente (con pseudopodio, en realidad pertenece al gametófito)

crece antes de que el tejido esporangial del interior de la cápsula haya madurado

pared de la cápsula

multiestratificada. Con o sin estomas

multiestratificada, a veces uniestratificada. Sin estomas

multiestratificada. Con estomas

multiestratificada. Sin estomas

multiestratificada. Normalmente con estomas

estructura interna de la cápsula

con columela y eláteres

sin columela y eláteres normalmente presentes

columela normalmente presente. Sin eláteres

columela normalmente presente. Sin eláteres

columela normalmente presente. Sin eláteres

apertura de la cápsula

mediante una o dos rajas longitudinales

mayoritariamente por cuatro líneas longitudinales

apertura explosiva a través de una boca apical

mayoritariamente por cuatro líneas longitudinales

normalmente por la caída del opérculo, dejando una boca apical. Habitualmente con perístoma higroscópico

liberación de las esporas

a lo largo de un largo periodo de tiempo

durante un corto periodo de tiempo

en un instante

durante un periodo de tiempo ± largo

durante un periodo de tiempo ± largo

Cuadro 2. Las características más importantes que diferencian antocerotas, hepáticas y los principales tipos de musgos. (Tomado de Porley & Hodgetts 2005, modificado).