ARAGON
Político y físico

media

        "Ciertas personas que, por su saber e influencia, debieran interesarse de obligación en las novedades que se presentan pero pudiendo hacer mucho, no hacen nada. Piensan como lo haría un hombre de campo que reniega de la botánica fundado en que, para coger muchas y buenas patatas no se necesitan letras, ni más botánica ni saber que cavar muy hondo y sudar a mares; para ellos a eso se reducen todas las teorías y utilidades que pueden ofrecer las ciencias.

        Ciertos hombres sabios, generalmente son para la botánica los más perjudiciales, porque no hacen nada, pudiendo hacerlo casi todo con su buen consejo: ellos creen que el estudio de esa ciencia no es más que un niñería, un entretenimiento casi inútil, porque ignoran de propósito que será un naturalista, acaso un botánico, quien descubrirá la causa del cólera aun cuando no tenga confianza en que hayan de erigirle estatuas".

F. Loscos en Reflexiones ("Tratado de plantas de Aragón", suplemento 6, 1884)

 

Textos resumidos del libro Los Botánicos Aragoneses, de Vicente Martinez Tejero
INTRODUCCIÓN
BREVE HISTORIA DE LA BOTANICA EN ARAGON

         La Botánica es una ciencia que cuenta con una amplia tradición en Aragón; entre los naturalistas aragoneses siempre ha existido un claro predominio hacia el estudio de la flora, probablemente debido a la gran variedad vegetal que presenta esta tierra en lógica correspondencia con su diversidad climática y edafológica.

        Paradójicamente, a pesar del gran número de botánicos aragoneses que son conocidos, sólo una minoría logró que sus obras fueran impresas. Este hecho, junto a las numerosas pérdidas de herbarios y manuscritos, hace que en muchos casos conozcamos poco y de forma fragmentaria la obra de muchos de ellos.

LA EDAD MEDIA: MUSULMANES, JUDIOS Y CRISTIANOS

        Según algunos autores, una de las causas del gran interés de los aragoneses por el estudio de la flora radica en la notable influencia que la cultura musulmana ejerció en Aragón. El siglo XI fue especialmente intenso debido a la llegada de muchos científicos e intelectuales que, huidos del sur de Al-Andalus por motivos políticos, encontraron en Zaragoza el apoyo y el mecenazgo necesarios, contribuyendo a elevar aun más el gran nivel cultural que en esta época poseía la ciudad.

        Los musulmanes estudiaron la botánica más como ciencia auxiliar de la medicina y de la agricultura que como ciencia pura. Entre las figuras más importantes se encuentra al-Mu`tamín, gobernador de la taifa zaragozana, que destacó como estudioso de las Ciencias Naturales.

        La obra de Inb Wafid recoge más de trescientas especies vegetales con aplicaciones medicinales, y otro médico y científico, Avempace, estudió también la botánica, pero parte de su obra se perdió. Su Libro de las experiencias  y los experimentos botánicos que describe han sido considerados semievolucionistas.

        También hubo destacados estudiosos entre los judíos, como el médico Ibn Biklaris, que redactó su obra en árabe y ofrecía muy valiosos datos sobre la flora de la Marca Superior.

        Entre los cristianos sobresale Arnau de Vilanova (1238/40-1311), médico de los reyes de Aragón y tratadista de botánica medicinal, con su obra titulada Herbarius  y un tratado sobre las virtudes del romero.